15/01/2014

CUANDO LA ARTESANÍA Y LA TECNOLOGÍA SE DAN LA MANO

Adaptarse a las exigencias de los nuevos tiempos supone, sin duda, un gran reto empresarial, pero aún lo es más saber compaginar esa necesaria evolución hacia la modernidad con el mantenimiento de la tradición y, sobre todo, de unos resultados artesanales.Precisamente, aunar la artesanía con las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías ha sido uno de los grandes logros de Industrias Cándido Hermida, empresa dedicada a la carpintería y ebanistería, así como a la fabricación de mobiliario para instalaciones comerciales. La sociedad, creada a mediados de los años ochenta como un taller de ebanistería, ha crecido y evolucionado hasta convertirse en una gran compañía que factura 25,9 millones de euros y emplea a 170 trabajadores. Sin embargo, lo ha hecho sin perder su vocación artesanal de ofrecer piezas únicas (“nunca
hemos repetido un mueble”, afirma Cándido Hermida, fundador y Presidente de la sociedad) ni renunciar a su particular visión
del negocio: “siempre trabajamos directamente para el cliente y tampoco vendemos nada que no hayamos fabricado nosotros”, señala Hermida. Una política que, a tenor de la trayectoria de la empresa y de la dimensión alcanzada hasta la fecha, ha dado excelentes resultados.
Cándido Hermida reconoce que “lo que más me ilusiona en la vida es mi profesión”. Por ello, no es de extrañar que valore
especialmente a los buenos profesionales y considere que el éxito de su empresa radica, precisamente, en haber conseguido
un equipo humano muy cualificado y plenamente identificado con la compañía y sus objetivos. Para Hermida “es más importante la formación de buenos equipos humanos que la maquinaria“, ya que esta última se encuentra al alcance
de “cualquiera que tenga dinero”.
Industrias Cándido Hermida surgió del empuje y la iniciativa de su fundador, pero también de una necesidad: “fui asalariado hasta los 45 años, entonces cerró la empresa en la que trabajaba y me quedé desempleado con seis hijos. Tenía que tomar una decisión”, recuerda Cándido Hermida, cuya respuesta a esa situación fue crear una empresa propia en la que aplicar la experiencia y los conocimientos adquiridos durante sus años como profesional. En la actualidad es una de las empresas más relevantes de su sector y cuenta con clientes muy importantes, entre ellos una gran multinacional textil con sede en Galicia a la que suministra mobiliario para sus tiendas por todo el mundo, y cuya influencia en la trayectoria y desarrollo de la compañía ha sido muy importante. Desde sus inicios, la empresa realiza trabajos a medida de alta calidad, ofreciendo sus propios diseños o dando forma a los que aportan los clientes, para lo que utiliza siempre los mejores materiales. En los últimos tiempos, y además de las maderas nobles (nogal, cerezo, caoba, roble, etc.), la compañía ha comenzado a trabajar con metales (acero inoxidable, aluminio…), muy demandados en el mobiliario moderno, en el que se recurre con frecuencia a la mezcla de materiales. Tras experimentar un espectacular crecimiento en los últimos años, el futuro de Industrias Cándido Hermida se presenta muy prometedor. Prueba de ello es que está concluyendo la construcción de una nueva nave de más de 18.000 metros cuadrados de superficie, de los cuales 4.000 corresponderán a un edificio de oficinas. Igualmente, se destinará un espacio de más de 2.000 metros “exclusivamente a formación”, tanto en lo que se refiere a las necesidades formativas de los nuevos profesionales, como a la mejora continua del resto de empleados. Respecto a la producción, Hermida señala que “vamos a duplicar la capacidad, hasta que llegue el momento en que necesitemos un departamento comercial”, del que la compañía carece en la actualidad por la sencilla razón de que la demanda supera su capacidad productiva. Entre los planes de expansión de Industrias Cándido Hermida se encuentra también la construcción de “un almacén inteligente, que no tiene ninguna empresa de este sector y donde todo va a estar robotizado”. Hermida reconoce que “es en lo industrial donde más estamos avanzando, porque es donde puedes crecer”, pero la creatividad en el diseño seguirá siendo cosa de los profesionales y no de las máquinas.
Volver a noticias